domingo, 15 de abril de 2018

TEMPESTAD




Dicen que sale enloquecida cubierta de harapos y revuelve las crestas del mar. Sube a las embarcaciones casi ahogadas de tanta agua y las sacude como cáscaras de nueces empujándolas hacia las fauces abiertas del océano. Dicen que la siguen fieles como bestias los truenos y encolerizados relámpagos que rompen el cristal del cielo y rugen que dan escalofríos. Siempre furiosa del hombre y su descendencia, lo amenaza y lo sumerge en la oscuridad por su demencia destructiva en contra del planeta.
Arrecia sorpresiva quebrando metáforas aun en su capullo. Derriba los nidos y sus inocentes habitantes. Deambula sobre las olas enfurecida y las derriba frente a la playa, mientras la costanera se parapeta en el deseo de que todo pase y vuelva la calma. Es ella, la tempestad que se hunde en el océano para salir de nuevo llena de energía y azotar el litoral, dejando profundas cicatrices en las desiertas playas y caletas hambrientas de peces. Es una forma de desquite, la lujuria de sentirse poderosa de producir dolor y desamparo.
Dicen que no se puede contener, es libre de vagar como una reina exhalando un profundo desconsuelo por pérdidas irremediables. Dicen que ya cansada de tanta devastación y de haber consumido en su vientre hombres y toda clase de embarcaciones se recoge sumisa a disfrutar de  sus tesoros en algún rincón del océano.






domingo, 1 de abril de 2018

RECUERDOS




Recuerdos, suave polvillo de memorias
caen sobre el calendario deshojado,
sólo tu nombre yace indeleble señalando tu pertenencia
en la primera  hoja del cuaderno.
La brisa pasa revolviendo los cabellos de las ortigas,
acaricia los delicados pétalos de la madre selva
y busca tal vez, entre las ajadas páginas de tu diario
aquel pensamiento oculto deshecho en llanto.

La sábana de la primavera navega
sobre el jardín florido, las amapolas abren sus pétalos
cuando pronuncio tu nombre,
y se sonrojan al primer suspiro.
Existe en el aire un leve soplo de nostalgia,
acompaña el zumbar de las abejas
empecinadas en libar el néctar del abandono.

Vuelan invisibles pequeñas hadas,  dejando un aroma
inolvidable de recuerdos
y  gnomos asoman sus empinados
sombreritos  por sobre los alelíes,
en busca de alguna  sílaba  perdida entre los helechos
y así completar el poema.
Y mientras camino por el senderito,
tu nombre estalla en una rosa, abre sus brazos
sonrojados, titilando por escapar hacia mis labios.
Me conmueve la sutileza de los pétalos arrancados
en un afán de atraer mi paso hacia una evocación,
una, recostada entre reminiscencias y olvidos.

Las hojas de tu diario se esparcen por el jardín
como si fueran polen, y los insectos
atraídos por su fragancia las llevan de flor en flor,
dejan pequeñas metáforas endulzadas de memorias
para la eternidad de un recuerdo.


jueves, 15 de marzo de 2018

A TRAVÉS DEL TIEMPO




Solitaria me deslizo cada noche por interminables calles. Te busco en los oscuros rincones de la metrópolis, o en el desierto sobre la suavidad de las dunas. Por siglos y siglos te he marcado el camino del regreso, señalando los vericuetos más increíbles, así tu paso sea seguro y podamos encontrarnos.
Voy a través del océano dejando un perfilado sendero de noctilucas, esquivando el trasatlántico imponente que navega bajo mi luminosidad, y la danza de olas magníficas que salen a mi reflejo. Desciendo ilusionada cada noche con la esperanza de hallarte, es un deseo que mantengo a pesar del tiempo y del espacio entre los dos, no me canso de buscarte. He recorrido los humedales, acariciado bandadas de pájaros dormidos,  insectos que  salen a saludarme, tejen largos filamentos queriendo indicar la huella que has dejado. Todo señala que nos acercamos. Presiento que tú también ansías encontrarme, por eso dejas minúsculas sombras cuando vas devorando las planicies, bebiendo el último sorbo de agua antes de llegar al océano.
Todo es como un juego, circunnavegamos el planeta pisándonos los talones, buscando un eclipse para besarnos  en los vértices como amantes furtivos. Nos dejamos misivas que sólo nosotros podemos descifrarlas,  mensajes que se evaporan o se incineran a  primera vista.
Hemos estado tan cerca que se han rozado nuestros labios, y las caricias dejan un  rastro de primavera. Cerca del umbral del atardecer o precipitadamente en las puertas del alba, trinan pájaros una inacabable bienvenida, y allí estamos, buscándonos como dos adolescentes.
Muchas veces mis amigas las Pléyades, me han sugerido que te encuentre durante el día, sin embargo eso sería fatal para nuestro idilio. Por eso, seguimos coloreando el horizonte de púrpura, inventando círculos espectaculares y arcoíris como ofrendas a un amor eterno a través del tiempo.



sábado, 3 de marzo de 2018

DISTANCIA




Hay una distancia insondable,
no permite el leve roce, ni la efímera mirada.
Esta lejanía se equilibra enhiesta a la raya del horizonte
incólume al designio del azar,
se separa cada vez más sin que nada la alcance.

La llamo,  envío mensajes alucinantes
encajados al vaho de un aliento,
en vano  trata de cruzar el espacio sin llegar nunca
a tu oído, se pierde en el océano de la inconciencia.

Ay, distancia, 
entre tu amor y el mío
existe un vacío en donde caen mis lamentos
sin llegar a ti, estrellándose en una muralla de sombras,
apagan el furor de mi llamado.

No hay consuelo,
distancia como silencio cósmico
llena mi camino con parsimonia desesperante,
ni siquiera un leve brillo luciferino
calma mi deambular sin encontrarte.

Vadeo la noche impávida
casi a la deriva voy sorteando el espacio
entre  luciérnagas  ensimismadas,
han perdido el rumbo y  tinieblas adheridas
a mis ojos cual velo de tormenta.

Me pierdo en la distancia sin hallar tu hálito,
abandonada en un mar de melancolía
que  empuja la barca más allá de la desolación,
huérfana de tu presencia, cierro mis labios.

jueves, 15 de febrero de 2018

DIMENSIÓN DE PAPALOTES




Un volantín se ha escapado hacia el infinito. Ensimismado de azul cruza constelaciones desconocidas. Allí se encuentra con otros volantines perdidos en el espacio, que se balancean pacíficamente entornando sus colas  al compás de una melodía celestial.
El volantín no puede creer  lo que ve,  papalotes de colores indescriptibles, figuras nunca antes vistas le saludan con precaución porque ven que parte de su hilo ha sido cortado por el peligroso hilo curado, una especie de pegamento compuesto con  polvo de vidrio que criaturas malvadas usan en las festividades de volantines con el fin de ganar y derribar a sus competidores de malas maneras, arriesgando la vida de  inocentes niños o adultos por cortaduras mortales.
El volantín se da cuenta del temor de los otros al acercarse. Y se disculpa avergonzado, informando que él no tiene ese maligno filamento, por el contrario fue víctima de un competidor que sí tenía esa clase de malévola mezcla.    
Los papalotes se acercan y lo consuelan. Le cuentan que está en la dimensión de los papalotes, donde de alguna manera llegan volantines de la tierra y también de otros planetas. Que allí se reúnen todos los volantines que son despreciados por tener alguna fallita u otra falencia, como una grave rotura y que  deambulan por el cosmos. Bueno, luego de llegar allí, se recuperan y vagan felices haciendo piruetas y  encantando  a los astros que los admiran mucho por traerles una distracción agradable a lo largo del espacio sideral.          


jueves, 1 de febrero de 2018

FELINA


Mimosa,
voy a ti y me adentro en tu  palpitante corazón,
con leves pisadas sigilosas, te alcanzo.
Entorno los ojos,
dos medias lunas te siguen enamoradas,
mis labios carnosos recién pintados de púrpura
se ofrecen en un ritual de misteriosa inocencia.

Te sorprendo,
eres un gatito anonadado,
con el pensamiento y el paso retenido en un segundo.
Mis ojos intrigantes te hipnotizan,
te subyugan hasta el grado de no tener resistencia
y caes envuelto  en un beso púrpura,
mientras mis uñas dejan
un camino granate sobre tu ardiente espalda.

Soy tu gata malvada, regalona
y tú, mi pequeño gatito abatido por el ímpetu
desatado de una cacería sin igual.
Te espero en las esquinas  solitarias de la urbe,
silenciosa, salgo con un solo propósito,
adueñarme de tus noches, de tu tranquilidad,
hasta crear una obsesión excitante
que  robe todos tus sueños.

Minina de uñas crispadas, de ojos engañadores,
espera caigas abatido por un beso,
intenso, poderoso,  te quite el aliento
y te invada en noches de luna llena,
cuando salgas a cantar,
emerja mi figura
deslizándose por el entretecho de tu fantasía.


lunes, 15 de enero de 2018

OCULTAMIENTO

Los  hemos visto, ya no es cosa de que parecían, realmente lo son, y nos pone  una urticaria por todo el cuerpo. Una desazón nos recorre de pies a cabeza, imposible de creer, a pesar de que teníamos sospechas. Ahora, es verdad, estamos invadidos por los alienígenas, en conocimiento y  aprobación de los gobiernos. Tienen su probación siniestra de  que los humanos seamos usados en laboratorios  ocultos para el beneficio de estos extraterrestres.
Algo que no puedo dejar de recordar es lo que decían mis abuelos sobre Orson Welles, en el año 1938 el 30 de octubre, por la radio anunció en una  novela llamada “La Guerra de los Mundos”, que éramos invadidos por  naves marcianas lo que sembró el pánico. Ahora  me pregunto ¿si ese no fue el comienzo de la invasión?  Bueno, argumentan  que fue sólo un programa pero tengo dudas.
Dicen que es posible que los que nos gobiernan sean realmente los  alienígenas, usando cuerpos  humanos para despistarnos. También dicen que  tengamos prudencia si nos topamos con alguno de ellos, son fríos como  máquinas  computadoras, no tiene sentimientos,  sus miradas están ocultas por lentes oscuros. Ahora ya no se visten de negro, usan la vestimenta de todos, así pasan inadvertidos, sin embargo si te toca que te detengan por algo, fíjate en sus modales, su comportamiento automático. Su aspecto es igual en toda esta especie, podríamos decir  como robots. Si no nos han invadido abiertamente es que algo les falta para imitarnos. Pero sí sabemos ahora que sus planes son espeluznantes, quieren eliminar a casi toda la humanidad, pues  desean el planeta para ellos.
Los científicos en forma casi anónima argumentan que sólo dejarán a los más fuertes  como  esclavos. Quedarán por  supuesto, los más ignorantes, ya que con esa treta que tiene  la tecnología avanzada en los computadores y teléfonos inteligentes, es para crear una raza humanoide que sólo sea guiada por esos aparatos, que no piense, que viva casi virtualmente  soñando.
 Por eso, es preciso que nos unamos clandestinamente, pues han llenado las ciudades de cámaras que incluso van apostadas a los teléfonos, celulares, computadores, internet y televisores, con el fin de vigilarnos todo el tiempo, en caso de que haya una sublevación del humano.
Es terriblemente frustrante saber que nuestros gobiernos están en manos de estos alienígenas que no permitirán nada que paralice sus funestos deseos de eliminarnos del planeta Tierra. Una cosa  irritante es que cuentan que, mientras los extraterrestres hacen lo que quieren en este planeta, nuestros gobernantes se mantienen entretenidos con enormes comilonas, dinero y vida fácil, no se dan cuenta que es otra estrategia de los invasores que terminará cuando ya no les sirvan. El peligro es inminente, aunque continúen mintiéndonos ocultando toda evidencia.
Lo más penoso es que,  las fuerzas del orden, dicen, que en su mayoría les pertenece, son sus soldados, por lo que ellos, nos ven como enemigos de sus reglas y motivo por el cual muchos dirigentes poblacionales y  otros que pienso se han revelado a sus fines macabros aparecen  secuestrados, o más bien desaparecidos.
Nadie se atreve a protestar, pues de inmediato quedas fichado y te comienzan a investigar hasta si es preciso,  tu desaparición o tu muerte. Vivimos asustados,  pensando, ¿quién será el próximo?