viernes, 9 de diciembre de 2011

EFERVESCENCIA



Y él cayó en su trampa
entregándose y no queriendo
se dejó desnudar por completo.
Sus páginas cayeron sobre la alfombra,
su antigua textura
y el crepitar del reloj interno desbocado.

Se abandonó como un niño
con ligeros estremecimientos
y mensajes sin sentido.
La pieza poco a poco se llenó
de sudores, gemidos, obsesiones,
regocijos y contracciones rítmicas
que estallaban en el aire.

Sus miradas de lujuria se encontraron
y una fusión de risas,
 pieles erizadas, rasguños,
caricias torcidas e intrépidas
invadieron a ese animal de dos espaldas,
que se batía en un insólito reto.

Él no reflexionó, se  dejó llevar
por esa viscosidad sin límites
que le transportaba, lo torcía
y le daba dicha y placer,
para luego dolor y repudio.

Como un cuadro de Picasso quedaron mezclados:
La boca y el sexo,
los senos, la vulva,
el ombligo y la oreja,
lo seco y lo húmedo,
lo izquierdo y lo derecho,
lo público y lo privado.

Las piernas trenzadas,
las manos arañando el vacío.
La boca maldiciendo y mordiendo un pensamiento,
la culpa y la inocencia retorcidas de frío.

El hombre abrió los ojos por primera vez
después de salir de ese capullo,
sin entender cuál sería su segundo paso:
sueño o pesadilla, caminar o arrastrarse
y descubrir que clase de ser
despertaba envuelto en misterio.


6 comentarios:

  1. ¿no peligra este exceso de pensamientos, comadre, de animal pasivo a uno operativo?... hum, elevada y fecunda poesía, pero para qué me voy a hacer la cartucha, ME GUSTÓ.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga Ro por tu comentario, es una poesía que amedita todos los tiempos y supuestamente el actual. Besitos de Marianela.

    ResponderEliminar
  3. felices fiestas, comadre querida, tqm, Ro

    ResponderEliminar
  4. Querida Marianela, Los cuadernos no admiten colaboraciones salvo en comentarios, pero gracias por tu interés y, sobre todo, por tu lectura.

    ResponderEliminar
  5. Amiga me encanta leerte , sebes que soy una de tus admiradoras , te dejo un abrazo cecy .

    ResponderEliminar
  6. Gracias cexy, qué gusto de saber de ti. Un besito y un gran abrazo de Marianela.

    ResponderEliminar