viernes, 1 de diciembre de 2017

ACÉRCATE



Recuéstate en mi noche como una melodía que no acaba,
cerca del refugio en donde anidan mis anhelos.
Del mundo que me habita cuando las sombras caen,
quiero compartir sus estrellas, caminos y misterios,
un cielo fracturado por las flechas del relámpago
y el llanto de los árboles, pecho abierto a los dolores.

Ven, inclínate a mi lado y escucha los latidos
que caen como soplos de arrulladores astros
sobre la piel versátil de la tierra.
Acaríciame, roza mi aterciopelada oscuridad,
en un encuentro predicho en tus sueños.
Imprégnate del fulgor secreto que me invade,
será una comunicación entre tú, yo
y el cosmos.

Acércate, no huyas sin haberme conocido,
sin que mis labios entreguen el mensaje íntimo
del misterio que poseo,
sin que sientas la caricia de mis adormecidos élitros.

Cerca de mi presencia hay vida que no cesa de fluir,
es un río inconmensurable de grandeza,
un silencio que navega bajo las sombras
hasta hallar ese instante sagrado, mezcla de alba y anochecer
que dará la chispa primordial una y otra vez,

por toda la infinita eternidad.

4 comentarios:

  1. Muchas gracias estimada Margarita, besitos de Marianela.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias estimada Veronica, besitos de Marianela.

    ResponderEliminar