viernes, 15 de marzo de 2013

ATRÉVETE AHORA



Atrévete ahora que estoy a tu distancia,
las armas a  mi alcance, las palabras adecuadas,
la voz  en susurro, sin prisa ni nerviosismo.
Vamos a comenzar la contienda, limpia de toda duda
pondremos de nuestra parte.

Cruza la calle,  la luna ha cerrado sus pestañas
tras la nube hospitalaria.
Los árboles se mecen con  cómplice deleite,
deja caer los impedimentos, el cínico ropaje que te escuda,
desnúdate de prejuicios, aquí está mi cama.

Hay una atmósfera de sigilo,
un roce que no toca, pasa, deja un sabor inconcluso.
El calor invade los espacios sudorosos,
arden los deseos de que te atrevas ahora.
Un preludio de libélulas se detiene en la ventana,
minúsculas y frágiles tiene su propio baile.

Vas deshojando la noche con sensuales susurros
y tu coraza de tela se disuelve en el aire.
Tus ojos son llamaradas que encienden toda mi lumbre,
y bajo la complicidad del momento
te atreves, y yo,
y yo  me entrego con corazón anhelante.

4 comentarios:

  1. "desnúdate ..., aquí está mi cama", uy, comadre, quién se negaría a tan seductora proposición... está el sujeto, y está el predicado, que formarán una bella oración,... igualito al poema. MAGNÍFICO

    ResponderEliminar
  2. Gracias comadre por ese perfecto análisis de mi poema. Besitos de Marianela

    ResponderEliminar